Proteger nuestros espacios de tranquilidad: Mirar a través de la niebla


Publicado por MP | Lunes 11 de Febrero de 2019

Mirar a través de la niebla

Recientemente en esa búsqueda constante para hallar caminos y alternativas que permitan enfrentar las consecuencias de la crisis socioeconómica y política que vive nuestro país, en el programa “Con todas las voces”, transmitido por la emisora IRFA 850 AM, fue entrevistada Yorelis Acosta, psicóloga clínico-social, investigadora de la UCV y coordinadora del área Sociopolítica del CENDES, para conversar sobre cómo manejar dicha situación y cuidar, en lo posible, nuestra salud mental. No es la primera vez que un especialista aborda la manera cómo el venezolano común vive el día a día y cómo se han incrementado las consultas con los psicólogos debido a la depresión, el desaliento, el stress y la ansiedad.

Acosta hizo referencia a la dinámica familiar donde todos están sumergidos en una especie de torbellino “donde sentimos que no hay solución, que nada nos alcanza, y giramos y giramos”. Esto hace que las personas se enfermen (sufran de hipertensión, etc.), vivan estresadas, no disfruten el día a día ni de los pequeños detalles, razón por la cual brindó algunos tips que pueden ayudarnos en este aspecto.

Tomar distancia de lo que sucede a nuestro alrededor. Esto no significa mantenerse al margen; por el contrario, es importante estar calmados, centrados, ver las cosas en su justa dimensión, descubrir cuál es la fuerza que tenemos a nivel personal para enfrentar la cotidianidad; necesitamos buscar estrategias de protección. De esa manera podremos interactuar con el contexto sin dejar que las emociones negativas dirijan nuestras acciones.

Respetar el tiempo de descanso (se recomienda 8 horas diarias), pero, si son 5 horas que sean realmente de sueño reparador. El descanso en momentos de crisis es fundamental. Hay que bajar el ruido mental: nuestro cerebro debe descansar. Las luces, la televisión, la computadora y el teléfono también inciden en nuestro comportamiento y descanso. Por ello es importante apagarlos o sacarlos de la habitación; de igual forma aquellas personas que están en el exterior deben tener en cuenta la diferencia horaria para comunicarse con sus familiares en nuestro país.

No hablemos las 24 horas de la crisis, especialmente delante de los niños: debemos esforzarnos por trasmitirles seguridad. Por ejemplo, al momento de almorzar juntos conversar sobre lo que hicieron en la escuela, ver comiquitas, recordarles que su deber es cumplir con sus tareas escolares, asignarle alguna responsabilidad en los quehaceres hogareños, etc. Nuestros niños y niñas deben sentirse seguros y protegidos, dado que deben recrearse, asistir a clases, cumplir con sus deberes escolares, hacer sus tareas de la mejor manera, ayudar en la casa con alguna actividad. No sobreangustiarlos, evitar las groserías o trasmitirles nuestras preocupaciones o angustias; lo cierto es que debemos hablar a su nivel, con explicaciones mínimas y explicarles cuál es su responsabilidad como parte de la familia.

Con nuestra pareja es un momento para conversar cómo enfrentar esta situación, qué estrategias usar para enfrentarla, reflexionar sobre las decisiones considerando a todo el núcleo familiar.

Debemos estar pendientes de las personas más vulnerables como son los ancianos, los enfermos, los niños y niñas.

Trabajar los factores internos y proteger muestra burbuja de tranquilidad. Para ello sugiere hacer un inventario de las cosas, personas y situaciones que nos animan, nos tranquilizan. Enfatizó mucho en las cosas buenas que nos quedan y entonces, cuando la persona se siente mal va a su gaveta de cosas buenas para “coger mínimo”, la revisa y hace algo que le dé tranquilidad. En este inventario o lista podemos escribir los recuerdos de momentos agradables vividos en la familia, con los amigos, al lograr alguna meta, etc. Es fundamental proteger los espacios de tranquilidad, aunque sean pequeños, por ejemplo con la familia: compartir, disfrutar, abrazar (cuando abrazamos , las hormonas cambian y se generan hormonas de placer, tranquilidad y bienestar).

Es necesario usar de manera adecuada las redes sociales: hay que aprender a desconectarse. En muchas ocasiones recibimos una y otra vez el mismo mensaje enviado por distintas personas y eso aumenta la ansiedad. Las redes sociales son fundamentales para completar “la gaveta de cosas buenas”: la familia, los amigos, los vecinos, los compañeros de trabajo…

Cambiar la narrativa de la queja y hablar de otras cosas. Evitar seguir viendo el país en blanco y negro como si nada en él sirviera. Cada día es una nueva oportunidad para empezar de nuevo, como decía Facundo Cabral, ya que está lleno de cosas buenas y de cosas malas. Así hay que vivirlo, porque si dejamos que la emoción negativa sea la que prevalezca en nosotros, sentiremos que nada a nuestro alrededor sirve. “Vamos a limpiar los vidrios y vamos a ver qué cosas sirven, así veremos mejor a través de la niebla”.

Buscar espacios, oportunidades y emprendimientos que surgen a través de la crisis.

Crear espacios de tolerancia, apoyo y reflexión en el trabajo, en la comunidad y en cualquier otro espacio de interacción social. Mantener una actitud de respeto y tolerancia hacia aquellas personas que piensan diferentes.

Monitorear nuestras emociones y poner un stop para evitar el colapso y que la emoción negativa se desborde. Hay que saber hasta donde “tengo fuerza”, que sentirse mal o débil en una situación como ésta no es sinónimo de debilidad individual, es que existe un contexto muy duro, que nuestras estrategias se agotaron, por lo cual hay que aprender otras y en ese aprender saber quién me puede enseñar.

Buscar ayuda especializada, si consideramos que nuestra salud mental está siendo afectada. Para ello la psicóloga Yorelis Acosta indicó que en todos los estados del país hay colegios de psicólogos, incluso en las universidades donde se imparte esta especialidad médica, que brindan este servicio gratis o cancelando una cantidad módica. Igualmente sugirió comunicarse con: @psfvenezuela, @cesap_AC, @yorelisaco y @superodepresion.

 

Por Elda Rondini Cordero

Centro de Formación e Investigación "Padre Joaquín"

 

Nota: Para reforzar las sugerencias brindadas por la entrevistada también se consultaron las siguientes fuentes electrónicas:

http://www.2001.com.ve/en-la-agenda/188621/yorelis-acosta---la-gente-no-esta-resignada--esta-muy-agotada-

http://www.contrapunto.com/noticia/yorelis-acosta-hay-que-dejar-de-ver-el-pais-en-blanco-y-negro-como-si-nada-sirviera-162198/